Historia

 

Provincia Eclesiástica de Puebla

En el caso concreto de la Iglesia en México ésta se hace presente a través de 18 Arquidiócesis, en torno a las cuales están algunas Diócesis que, junto a éstas, constituyen cada una de las denominadas Provincias Eclesiásticas… En este contexto nosotros nos ubicamos en la Provincia Eclesiástica de Puebla conformada, además de la mencionada Arquidiócesis, por las Diócesis de Huajuapan de Léon, Tehuacán y Tlaxcala.

Este contexto nos sirve para hacer presente que este 11 de noviembre conmemoramos un aniversario más de la erección canónica de nuestra Diócesis en su nueva etapa, pues hay que recordar que la antigua Diócesis de Tlaxcala era parte de la Arquidiócesis de Puebla… y el Papa Juan XXIII el 11 de noviembre del año 1959 creó la actual Iglesia Particular que comprende todo el territorio geográfico de nuestra Estado. Ayer viernes como cada año en esta fecha, el pueblo de Dios y sus sacerdotes de Tlaxcala hemos peregrinado ante la venerada imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, en cuya insigne Basílica y en torno a la Eucaristía, alabamos, bendecimos y agradecimos por los 52 años de vida y misión diocesana.

Al frente de esta porción de Iglesia, han sido tres los Pastores que como Obispos han guiado la vida y misión de los fieles: El Sr. Luis Munive Escobar, su primer Obispo, originario de Santa Ana Chiautempan; el Sr. Jacinto Guerrero Torres, proveniente del Estado de Jalisco; el Sr. Francisco Moreno Barrón, quien fungiera por seis años como Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Morelia antes de llegar como Ordinario (obispo) de nuestra Diócesis  y cuyo recibimiento y posesión canónica se celebró el 28 de mayo del año 2008.

Plan Diocesano de Pastoral: 2009 – 2019

Aún persiste en la mente y el corazón de los creyentes de nuestro Territorio la magna celebración de los 50 años de la Diócesis en el año 2009, en el contexto del Año Jubilar proclamado con tal fin. Entre las varias manifestaciones de ese día y demás signos celebrativos, destaco la presentación oficial del Plan Diocesano de Pastoral: 2009-2019 que, como se subrayó repetidamente, ha de prolongar en el tiempo los frutos de dichos festejos. Se trata de la “hoja de ruta” que nos hemos dado para recorrer nuestro peregrinar creyente, insertos en la sociedad Tlaxcalteca de hoy y del futuro. Éste ha sido diseñado, trabajado y asumido por todos nuestros Agentes de Pastoral: Obispo, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Laicos. Son significativos los términos en los que aparecen La Visión y la Misión que dan el marco teórico al Plan:

Visión: “Tener una Diócesis que viva en comunión, donde sacerdotes, consagrados y laicos, con una óptima formación inicial y permanente se encuentren con Jesucristo, vivan en Él y la hagan presente en la realidad social”.

Misión: “Anunciar con fidelidad y entusiasmo la Buena Nueva del Reino de Dios, mostrando el rostro atractivo de Jesucristo Resucitado, para que las Personas, Comunidades y la Sociedad Tlaxcalteca en Él tengan vida”.

Emerge la Parroquia Misionera, a la luz del Documento conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de Aparecida (2007), al centro de las estructuras eclesiales básicas y fundamentales, donde de manera particular ha de expresarse  la vida (el ser)  y la  misión (quehacer) de la Iglesia en el aquí y ahora de nuestra entidad. Es allí donde también habrá de actuarse de manera concreta la Misión Continental que de modo permanente ha de efectuarse en todas las Iglesia de nuestro Continente.

Comisiones Diocesanas

Para alcanzar este dinamismo misionero se han implementado algunas Comisiones Diocesanas que encuentran su proyección y accionar en cada una de las Parroquias, Cuasiparroquias y Vicarías Territoriales, a las cuales de igual modo, se les pide instituir estos mismos Equipos a nivel parroquial:

  1. La Pastoral Profética (Evangelización y Catequesis, Biblia, Misiones, Doctrina de la fe, Educación y cultura)
  2. La Pastoral Litúrgica (Liturgia, Música litúrgica, Arte sacro y bienes culturales, Ministerios laicales, Piedad popular y Santuarios, Niños mártires)
  3. La Pastoral Social (Cáritas, Derechos humanos, Pastoral de la salud, Indígenas, Migrantes, Pastoral Penitenciaria)
  4. La Familia, Adolescentes, Jóvenes, Laicos y Vocaciones
  5. La Pastoral Presbiteral (Formación permanente del clero, Fraternidad sacerdotal)
  6. La Pastoral de la Comunicación

Asamblea parroquial y Diocesana de Pastoral

Hay que destacar en este contexto y línea, las Asambleas Parroquiales de Pastoral y la Asamblea Diocesana de Pastoral que se realizan cada año y que son la máxima instancia eclesial donde, desde la metodología del Ver, Juzgar y Actuar, arrojan una serie de datos sobre lo vivido, el presente y las proyecciones de cada uno de nuestro fieles y de nuestras comunidades.

La diócesis más bella del mundo

Todo lo anterior manifiesta ampliamente el anhelo que expresara el Sr. Obispo, Don Francisco Moreno Barrón, al llegar a nuestras tierras Tlaxcaltecas, la de hacer de esta nuestra Diócesis: “la más bella del mundo”… Ciertamente se nota en cada una de nuestras Comunidades, en las estructuras Diocesanas y en los Agentes de Pastoral (Laicos, Consagrad@s, Sacerdotes, Obispo) un renovado compromiso como creyente para con la Iglesia y el mundo.

Que Dios siga derramando bendiciones abundantes a esta Diócesis y especialmente en su pueblo santo que camina peregrino a su encuentro. No dejemos de orar y trabajar por la santificación de cada uno de nosotros, haciendo con calidad y prontitud lo que nos toca hacer, para dar gloria al creador de nuestras vidas, con cada uno de los latidos de nuestro corazón.

La primera Diócesis de México

Cuando llegaron los españoles al continente americano, traían con ellos la fe católica. Junto a Hernán Cortés llegaron Fray Bartolomé de Olmedo y el clérigo Juan Díaz quien celebro la primera misa en la Nueva España. en tierras de lo que hoy es México, en el 1519. Mediante la Bula Sacri Apostolatus Ministerio, el Papa León X erigió el obispado llamado “Carolense” en honor de Carlos V y eligió al fraile dominico Julián Garcés como Obispo y se ubicaría en la inexistente ciudad de Santa María de los Remedios en la Isla de Yucatán. La realidad es que nunca se estableció ahí, puesto que no había dicho lugar para la erección.
Será el 19 de agosto de 1524 cuando el emperador Carlos V envía una carta al Papa Clemente VII en la que solicita se cambie de lugar la sede del obispado, planteando la falta de población en el territorio de Yucatán, además de que no se había establecido ni la sede ni la ciudad.

Hasta hoy no se han encontrado documentos que establezcan las causas y el proceso del por qué se pidió la reubicación del obispado “Carolense” en Tlaxcala; pero se especula la necesidad de fortalecer más la relación de la corona española con los tlaxcaltecas debido a la alianza para la conquista de Tenochtitlan, además de que Tlaxcala fue la primera en aceptar la fe católica, cuyo signo fue el bautismo de los cuatro caciques tlaxcaltecas. Para ser precisos es el Pbro. Juan Díaz quien en 1520 bautizo a los 4 principales de Tlaxcala; Xicotencatl quien recibió el nombre de Vicente, Maxixcatzin el de Lorenzo, Zitlapopocatzin el de Bartólome y Tlahuexolotzin el de Gonzalo.

El 13 de octubre de 1525 el Papa Clemente VII expidió la Bula pontificia Devotionis Tuae Probata Sinceritas. Translatio sedis episcopalis in oppidum Tenuxtitilan approbatur ( La probada sinceridad de tu devoción. Se aprueba el traslado a la ciudad de Tenochtitlan), con la cual se traslada el obispado de Yucatán a Tenochtitlan. En el texto no aparece el nombre de Tlaxcala, sin embargo, este cambio tampoco se hizo efectivo.

El emperador Carlos V, conforme a la facultad concedida a la corona española para delimitar los obispados, expide la real cédula del 19 de septiembre de 1526, que en su texto señala que la diócesis tendría 100 leguas de largo por 70 de ancho. 
Fray Julián Garcés O.P. llego a Tlaxcala el 19 de octubre de 1527, tomo posesión del monasterio franciscano y erigió como catedral a la pequeña iglesia de la Asunción.

En este periodo la ciudad de Puebla se desarrollo más rápido que la de Tlaxcala, por ello  varios canónigos se instalaron en Puebla y solicitaron la reubicación de la sede episcopal en ese lugar. El Obispo Garcés no aceptó el cambio, después de 15 años de gobierno infatigable, fray Julián murió en 1542. Sus restos se encuentran en la catedral de Puebla.
El cambio de la sede de Tlaxcala a Puebla se concedió en 1541, pero fue hasta 1543, un año después de la muerte de Fray Julián Garcés cuando se hizo efectivo. Aunque la diócesis siguió llamándose Diócesis Tlaxcalensis por varios siglos, fue en 1903 cuando se convirtió en la arquidiócesis de Puebla de los Ángeles, desapareciendo el nombre de Tlaxcala como diócesis durante 56 años.
Fue hasta 1959 cuando el Papa Juan XXIII reinstauro la nueva Diócesis de Tlaxcala, la cual coincide con los límites del territorio del estado, surgiendo así la actual diócesis de Tlaxcala. 
El pasado 11 de noviembre cumplimos con la gracias de Dios 51 años como diócesis, por eso nuestros obispo Francisco Moreno Barrón, los sacerdotes, religiosas y muchos fieles de todas las parroquias fuimos a los pies de nuestra Madre Santísima la Virgen de Guadalupe, para agradecerle a Dios el don de la vida y a María su intercesión en favor de este pueblo que ama la ama.

Que Dios siga derramando bendiciones abundantes a esta Diócesis y especialmente a su pueblo santo que camina peregrino a su encuentro, para hacer de Tlaxcala la diócesis más bonita del mundo.

No dejemos de orar y trabajar por la santificación de cada uno de nosotros, haciendo con calidad y prontitud lo que nos toca hacer, para dar gloria al creador de nuestras vidas, con cada uno de los latidos de nuestro corazón.