Proyecto Global de Pastoral 2031-2033

 Carta circular Aprobación del Proyecto Global Pastoral 2031-2033

Prot. No46/18

A los Señores Arzobispos y Obispos,
A los Señores Presbíteros, diáconos,
A los miembros de la vida Consagrada,
A los fieles Laicos y a todas las personas de buena voluntad.

Desde la visita que realizó el Santo Padre Francisco a nuestro país, el 13 de febrero de 2016 en la catedral metropolitana de la Ciudad de México, pidió a los Obispos un serio y cualificado Proyecto de Pastoral que respondiera con valor profético a las circunstancias que vive nuestro pueblo.

Bajo este impulso, en las asambleas más recientes del Episcopado Mexicano y en los numerosos encuentros con diversos agentes de pastoral (presbíteros, consagrados, laicos), pastores y fieles nos hemos animado e inspirado para trabajar programáticamente. El resultado de este esfuerzo ha sido el Proyecto Global Pastoral 2031-2033, el cual se circunscribe en un periodo de tiempo que abarca hasta el año 2031, V Centenario del Acontecimiento Guadalupano, y el 2033, II Milenio de nuestra Redención.

Después de las múltiples reuniones de escucha, trabajo, articulación y discernimiento, los Obispos reunidos en su CV Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano, bajo la mirada amorosa de la Virgen de Guadalupe, aprobamos el documento y la redacción final del proyecto Global Pastoral 2031-2033 para alabanza de Cristo nuestro Redentor y para el bien de nuestra Iglesia que peregrina en México.

Este Proyecto quiere presentar a Jesucristo vivo y resucitado, cercano, compañero de camino, que amplía horizontes, y nos da confianza ante las realidades tan complejas que vivimos. Y al mismo tiempo, quiere ayudarnos a descubrir la luz que hay en nuestro pueblo, y a sentir el amor maternal de nuestra Morenita del Tepeyac, para así poder emprender y reavivar nuestra experiencia de fe, de discípulos misioneros, con renovado entusiasmo y con sólida esperanza.

Deseamos animarlos a seguir orando y trabajando por la aplicación de este proyecto en las diócesis y las provincias, y en los múltiples escenarios, donde ordinariamente vivimos, para que se despierte, en todos nosotros, el deseo de caminar juntos y poder hacer realidad en nuestra patria, en nuestra Iglesia, el proyecto de Dios, manifestado en Cristo Redentor e inculturado en Santa María de Guadalupe, a quien nos encomendamos e imploramos su bendición para poder contribuir a la construcción de un México más justo, reconciliado y en paz.

Dado en la Ciudad de México el 13 de mayo del 2018, solemnidad de la Ascensión del Señor.